MONUMENTO A LAS VÍCTIMAS DE 11M / 1º PREMIO
> Premios: 1º Detail Awards 2009 / 1º Bauwelt Awards 2009 / 1º Balthasar Neumann Foundation 2008 / Mención Honorífica Architectural Review Awards 2008 / Mención Honorífica Barbara Cappochin 2008 / Seleccionado Mies Van der Rohe Awards 2008 / Seleccionado World Architecture Festival 2008
> Estado: Construido 2007 / Ubicación: Estación de Atocha. Madrid
> Cliente: Ayuntamiento de Madrid + RENFE
> Con: esaú acosta, mauro gil-fournier, miguel jaenicke
> Estucturas: Schlaich Bergerman & Partners y Fhecor Ingenieros
> Instalaciones: Úrculo Ingenieros, Comacal, Rodolfo Ortiz
> Construcción: Bellapart, Dragados
> Fotografía: Roland Halbe

El proyecto se presenta al concurso bajo el lema: "La luz dedica un momento del día a cada persona ausente". La memoria del concurso sigue, dos años más tarde, explicando con claridad las intenciones del proyecto. Más allá de la relación con el lugar, el monumento es el aire interior, el espacio de la representación que ilumina diariamente a las víctimas con el nacimiento y la caída del sol.
La implantación en el contexto urbano responde a la estrategia de aislarse del exterior ruidoso y agresivo de la Estación de Atocha y recogerse hacia el interior, buscando el silencio y la intimidad. De esta doble premisa se desprenden las dos caras de un monumento que funciona al mismo tiempo como elemento escultórico que sólo puede ser observado y como lugar accesible capaz de envolvernos y emocionarnos. La estructura de vidrio situada en la rotonda de la estación, deja que la luz penetre en un espacio profundo situado bajo tierra. En el interior de la sala, como en el fondo marino, no hay ruido y todo se orienta hacia el foco de luz natural en el cual flotan los mensajes que los ciudadanos fueron dejando los días siguientes a los atentados. Los límites del espacio desaparecen y la luz impone sus leyes.
La escultura está formada por dos capas diferentes en su materialidad y su construcción. La primera, y la más pionera, es una estructura vítrea que alcanza los 11 metros de altura y está formada por bloques de vidrio de borosilicato transparente e incoloro. Para ello se ha diseñado una sola pieza de vidrio que se adapta a la geometría irregular del Monumento y permite resolver todos los ángulos posibles. Dichos bloques de vidrio están conectados por un pegamento transparente que necesita radiaciones de luz ultravioleta para curar y alcanzar la rigidez necesaria. La segunda capa es una lámina de ETFE cuyo peso aproximado es de tan solo 50 kg y en la cual se han impreso los mensajes de los ciudadanos. Gracias a unos ventiladores situados junto a la sala se logra la sobrepresión necesaria para sustentar dicha membrana, a modo de estructura neumática, y hacer desparecer toda referencia al inexpugnable peso de la materia. "Hace mucha falta mucha fantasía para soportar la realidad".


Interior de la sala 


Imagen nocturna 


Interior de la sala 


Vista exterior 


Vista de los mensajes 


 


Bloques de vidrio 


Sección longitudinal 


PLanta de la sala