Museo del Carnaval / Cádiz 2006
concurso de ideas

cliente: Ayuntamiento de Cádiz
con: esaú acosta, mauro gil-fournier, miguel jaenicke

El carnaval sale a la calle e invade la ciudad. La explosión de alegría, color y pasión atraviesa las calles, se comprime, circula y se aglomera en cualquier rincón, en cualquier plaza. En ese deambular carnavalesco el recorrido deja un rastro efímero que se materializa en un edificio especial en la ciudad de Cádiz. El volumen se integra en el centro histórico como una piedra esperando a ser tallada por la magia del carnaval que la atraviesa, la erosiona, dejando tras de sí el rastro reconocible del espíritu de una fiesta tan popular y arraigada.

El museo del carnaval es documento, imagen y representación del carnaval en sí mismo. El edificio es perforado por la marcha invisible de la fiesta, la cual une las dos calles principales en una diagonal interna donde se funde el interior y el exterior: la arquitectura, la ciudad, el carnaval. El espacio público como metáfora del espacio carnavalesco, el espacio urbano, común y democrático.